Revestimientos metálicos en la arquitectura: ¿Cuál elegir?

Revestimientos metálicos en la arquitectura: ¿Cuál elegir?

Los revestimientos metálicos son parte de los giros y vueltas de las tendencias arquitectónicas desde hace décadas. Desde los más conservadores hasta aquellos que han presentado una verdadera revolución de estilo, los diseñadores han aplicado el revestimiento de metal por sus características mecánicas y su acabado. Su popularidad logró el nacimiento de muchas variables con sus diferentes combinaciones. 

Esta fortaleza, sin embargo, presenta un desafío a la hora de seleccionar el tipo de revestimiento necesario para un proyecto: la cantidad variable de acabados y métodos de fijación requieren de un ojo especializado que pueda resolver el meollo de la mejor manera. Para poder identificar cuál es la solución que mejor se adapta, tomamos una serie de recomendaciones de expertos y las sintetizamos en los siguientes consejos para elegir un revestimiento metálico.

Aplicación de los revestimientos de metal

De manera generalizada, los revestimientos de metal se aplican como protección contra los diversos factores climáticos como la lluvia, los rayos del sol y el viento, sin resignar un acabado elegante. Gracias a sus características mecánicas, los paneles pueden plegarse y moldearse para conectarlos y cubrir fachadas de amplias variedades de formas. 

Los revestimientos de metal más populares son los fabricados en aluminio. Esto se debe a que las características del producto están dadas por este metal, que es naturalmente resistente a la oxidación o la formación de ampollas. 

Además, cuenta con una excelente relación resistencia-peso, lo que significa que los sistemas de fijación de fachadas de aluminio pueden ser menos voluminosos que los de los paneles de acero. Los revestimientos pueden ser tratados para reforzar sus características naturales y prolongar en el tiempo su performance.

Ventajas: ¿Por qué el revestimiento metálico es tan solicitado?

Para entender por qué este producto cuenta con una aceptación tan popular, es necesario repasar las ventajas que ofrece como solución arquitectónica. Una de los principales puntos a favor es su resistencia: cuando el material se combina de manera correcta, la estructura envolvente puede durar años o incluso décadas. Pero, además, hay que considerar los siguientes factores a la hora de juzgar el producto.

Durabilidad

Las características propias del aluminio deben considerarse a la luz de los agentes climáticos. Esto significa que la ubicación geográfica juega un papel decisivo en la vida útil prevista. Asegúrese de tener en cuenta e informar a los diseñadores los requisitos de durabilidad de la fachada para seleccionar el tipo de producto y el tratamiento adecuado para su proyecto.

Resistencia al fuego

Este es uno de los puntos a favor más importantes de los revestimientos metálicos. La preservación frente a las llamas es vital para mantener la seguridad de los habitantes y el mobiliario, garantizando una completa seguridad. De todos modos y a pesar de que el metal es muy resistente al fuego, recomendamos consultar sobre la clasificación de resistencia. También es importante considerar cómo el revestimiento metálico se relaciona con otros materiales dentro de la fachada de un edificio para evitar consecuencias imprevistas.

Aislamiento térmico

Si bien los sistemas de revestimiento de metal a menudo contribuyen con el aislamiento térmico no es uno de sus fuertes, y la mejora suele no ser notoria. En este sentido, es probable que sea necesario colocar una placa de revestimiento en la cara externa de las paredes de relleno para brindar resistencia térmica y a la intemperie.

Aislamiento acústico

El revestimiento de metal generalmente proporciona un aislamiento acústico limitado entre los entornos externos e internos. Para conocer el índice de aislamiento acústico final, es importante saber el grado de reducción de sonido de los productos aislantes en las paredes de relleno.

Factores ambientales

Como comentamos, los factores climáticos son de fundamental preponderancia a la hora de determinar la duración y performance de los revestimientos metálicos. Es importante considerar el impacto ambiental sobre el aluminio según el tipo de acabado con el que cuente para determinar los requisitos de mantenimiento a largo plazo. Una evaluación del ciclo de vida del producto es útil para definir su duración y decidir qué revestimiento es el que mejor se adecúa para su proyecto.

Expansión y contracción

 En cuanto a las propiedades elásticas de los revestimientos metálicos, hay que tener en cuenta el índice de contracción y expansión para comprender la fuerza que aplican sobre los materiales de las fachadas. Esto sucede por los cambios de temperatura, humedad y presión, por lo que deben tenerse en cuenta para no provocar daños permanentes en la construcción.

Acabados en los revestimientos metálicos

Casi tan importante como las características de los revestimientos, los acabados juegan un papel fundamental en el desempeño y rendimiento del metal como en la estética final. Existe una gama prácticamente ilimitada de acabados para paneles de revestimientos de metal con lo cual es importante asesorarse para dar con el indicado. A continuación, vamos a mostrar los más comunes para dar un panorama del amplio mundo de los revestimientos y sus posibilidades.

Chorreado con arena

El chorro de arena le da al metal una superficie lisa y mate, prácticamente libre de textura. Este proceso puede provocar que el metal esté más expuesto a la oxidación y debe protegerse con pintura especial u otro revestimiento.

Cepillado

El metal cepillado o pulido sin brillo muestra un acabado satinado unidireccional con un grano sutil que varía en intensidad según el nivel de acción abrasiva durante la fabricación.

Espejado

El más reflectante de todos los acabados, los acabados altamente pulidos ofrecen una estética llamativa pero requieren un alto nivel de mantenimiento para garantizar que se mantenga su brillo.

Polvo recubierto

El recubrimiento en polvo da al metal una capa protectora y una estética mate uniforme. Los acabados con recubrimiento en polvo están disponibles en una variedad ilimitada de colores.

Muchas posibilidades para un mismo producto

Los revestimientos metálicos otorgan a las fachadas una amplia protección con muchas variables estéticas y funcionales. Esto permite a los diseñadores optar por la mejor solución en revestimientos sin resignar el acabado visual de las obras. 

Como comentamos, existen diferencias que hacen que los revestimientos sean más aptos para determinados tipos de climas. En este sentido, lo invitamos a visitar la siguiente página de revestimientos para tener una idea más precisa sobre los productos específicos que existen en el mercado, y asesorarse con profesionales en la materia.