+54 (011) 4567-3976 / 4566-6980 info@aymet.com.ar

El aluminio antideslizante es un producto indispensable en el armado de estructuras y para todo tipo de trabajos que requieran el traslado de materiales y el tránsito de personas. Se tratan de chapas de aluminio sobre las que se imprime mediante laminación un acabado texturado que impide caídas y deslices ¿El resultado? Una chapa con un patrón en relieves conocidos como semilla de melón, diamante y xadrez. Para adaptar este producto a los distintos proyectos se realiza el corte y plegado de chapas de aluminio antideslizante.

Este material se utiliza en muchos trabajos cotidianos por lo que seguramente ha visto su patrón característico en peldaños de escaleras domésticas e industriales, en estribos de camionetas, ambulancias, foodtrucks, vehículos viales, móviles varios, cajas de camiones, pasarelas y escenarios, en superficies náuticas, rampas en plantas industriales, hospitalarias y aeropuertos. La razón de las múltiples adaptaciones es que el aluminio antideslizante resulta fácil de maniobrar y es resistente a los golpes y soporta el peso sin deformarse.

Un material adaptado a sus necesidades.

En Aymet somos líderes en distribución de semi-elaborados de metales no ferrosos, policarbonatos, acrílicos y aislantes para la industria y la construcción. Conocemos de primera mano el desempeño de las chapas antideslizantes ya que nuestros más de 40 años de trabajo nos brindan la experiencia para asesorarlo en cualquier tipo de proyecto que lleve a cabo. Además, contamos con el servicio de corte y plegado de chapas de aluminio antideslizante.

Los proyectos pueden ser variados y en todos los casos se requiere de la planificación y la adaptación del material a los usos y necesidades particulares de cada trabajo. Pensemos el caso de una constructora que necesita una superficie antideslizante para adaptar sus móviles para el traslado de materiales, o el caso de una productora que realiza un festival itinerante donde montarán un escenario en distintas locaciones. Sea cual sea la necesidad, existen varios métodos de adaptación para la chapa antideslizante.

¿Cómo trabajamos la chapa antideslizante?

En primer lugar se diagrama el formato y se selecciona el tipo de chapa antideslizante según el uso que se requiera. Para dar un ejemplo vamos a pensar en una empresa de camiones que traslada materiales de gran volumen y que necesita una superficie que sostenga la mercadería; en este caso se utiliza una chapa de aluminio antideslizante con una impresión de mayor tamaño para que soporte el volumen y la fuerza de materiales de mayor tamaño.

Un segundo ejemplo lo encontramos en los andamios utilizados en la construcción. La chapa antideslizante permite el agarre de las personas que lo transitan a pesar del agua, el barro o de otro tipo de residuo con el que estén en contacto. Para este ejemplo se utiliza un patrón de menor tamaño que permite que los trabajadores se puedan sujetar con mayor facilidad.

Paso a paso de un trabajo prolijo

Para garantizar la adaptabilidad y un adecuado tratamiento para las chapas antideslizantes realizamos una serie de pasos, contemplando las necesidades de nuestros clientes.

1) En primer lugar conocemos el uso requerido. Como mencionamos en los ejemplos, existen distintos grosores en los patrones de las chapas antideslizantes y es importante elegir el adecuado.

2)Se toman las medidas necesarias de la superficie que se necesita cubrir o la estructura para montar, para luego darle forma a las chapas antideslizantes. En este punto contamos con un servicio especial, se trata del corte de la chapa antideslizante ejecutado por tres métodos distintos:

  • Guillotina: Se trata de una fuerza mecánica aplicada sobre el material hasta generar un corte limpio, adaptable a distintos formatos.
  • Agua: Se logra alcanzar los 680 metros por segundo de velocidad generando una fuerte presión que corta el material.
  • Router: Este corte se realiza con un equipo computarizado con cabezal de fresa mecánica, que permite una mayor complejidad y formatos específicos.

3) Entrega en tiempo y forma de las piezas de chapas antideslizantes.

Ventajas de las chapas antideslizantes.

Vamos a destacar por qué el aluminio y en particular, las chapas de aluminio antideslizantes, son el material adecuado para las aplicaciones que señalamos.

Evita accidentes: Gracias a su patrón antideslizante garantiza un agarre firme y evita caídas y deslices. Su impresión multidireccional funciona como una trama que atrapa el movimiento en cualquier sentido.

Resistente y liviana: Pesa sólo 1/3 que el acero pero tiene una resistencia inmejorable. Es adaptable a todo tipo de trabajos ya que puede ser doblada, perforada y soldada, entre otras cosas.

Anticorrosión: Tienen una excepcional resistencia a los agentes corrosivos tanto atmosféricos como industriales. Presenta un buen desempeño frente a la variación en la temperatura y no necesita mantenimiento, lo cual garantiza un óptimo desempeño a lo largo del tiempo en cualquier tipo de ambiente.

¿Cómo puede contactarnos?

Las chapas antideslizantes son un material adaptado para muchos usos, lo cual lo convierte en un elemento necesario para múltiples actividades. Siempre cuente con materiales de calidad y con un servicio profesional que pueda asesorarlo en el tipo de chapa más conveniente para su proyecto.

Si desea comunicarse con nosotros puede hacerlo a través de los distintos canales que tenemos a su disposición. Puede llamarnos al +54 (011) 4567-3976 / 4566-6980 o escribirnos a nuestro WhatsApp +54 (011) 6352-7662 o al correo info@aymet.com.ar.

En cualquier línea encontrará un profesional dispuesto a asesorarlo.

1
¡Hola!
¿Podemos Ayudarte?
Powered by